Ser una mamá toxica





Ser mamá es un trabajo súper complicado, requiere de una dedicación, devoción, sacrificio, pero cualquier madre te puede decir lo satisfactorio que es, sin importar lo mucho que cuesta siempre hay momentos que hacen que todo valga la pena, pero eso no significa que no fallemos, porque nadie es perfecto y ser padre es algo que se aprende con experiencia, no hay una carera o licenciatura que nos enseñe a como ser buenos padres.

Ser una mamá toxica

Por eso es que sucede que a veces caemos en comportamientos que pensamos que son los correctos porque amamos mucho a nuestros hijos pero que en realidad les puede estar causando un daño; precisamente este es el caso de las mamás tóxicas, este termino se refiere de manera psicológica, no tiene nada que ver con ser madres que envenenan a sus hijos de manera física, esto es otro tema muy serio.

Ser una mamá toxica

Ser una madre tóxica es a lo mejor algo que no nos damos cuenta que hacemos, lo que sucede es que nos volvemos súper sobre protectoras, cuidamos todo y controlamos todo lo relacionado con nuestros hijos, no los dejamos vivir su vida, no queremos que se mojen lluvia, toquen la tierra, se salgan de la dieta estricta recomendada por el pediatra, etc.

Una madre siempre quiere lo mejor para sus hijos, tener este impulso de protegerlos es normal, pero debemos aprender a darles su libertad, su independencia, si no dejamos que gatee, intente caminar, no importa que trastabillé, que se asuste o llore, es parte de construir confianza y autonomía, incluso hasta fortalecer su sistema inmunológico, a veces hay que poner limites pero en nosotros como madres para que ellos puedan crecer, para darles lo mejor, es cuestión de reflexionar y tal vez de recurrir a los sabios consejos de la abuelita u otras madres con mas experiencia.



Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario