Consejos para cambiar de ropa al recién nacido

Uno de los procesos que más vas a realizar cuando tengas a tu bebé será cambiarlo de ropa, te vas a sorprender porque, aunque no lo parezca un bebé necesita a veces más cambios de lo que te puedes imaginar, esto porque es importante cambiarlo si se encuentra húmedo, si le cae algo leche, si se vomita, si sufre de un derrame por el pañal, si lo notamos incomodo, porque tiene frio, calor, porque suda, etc., así que no está de más hablar de esta sencillo pero importante tema.

Para empezar te vamos a hablar de elegir la ropa, es importante que sean prendas cómodas, ligeras, suaves, que no tengan etiquetas ni costuras abultadas que puedas irritarle o picarle, también no olvidar que toda la ropa antes de que se la pongamos al bebé debe ser lavada para quitarle cualquier residuo que pueda tener proveniente de su almacenamiento y manejo previo a comprarla o adquirirla, además de que busques prendas prácticas, cuando esta recién nacido vas a querer prendas que sean accesibles para cambiarle rápidamente la ropa, con broches para cambiarle el pañal, nada de botones o prendas que tengan cintas de preferencia.

Cuando vayas a cambiar al bebé el primer paso es tener todo a la mano, una buena idea es tener un carrito de pañales con todo listo para el cambio de ropa, luego buscar un lugar con temperatura adecuada, el espacio para colocar el bebé debe ser firme y seguro, nunca dejar al bebé solo por eso tener todo a la mano es muy importante.

Para colocarle la ropa es importante que intentes hacerlo de manera rápida pero sin ser rudo, cuidar de su cabecita y nunca halar la ropa para que entre, se debe poner de apoco arremangando las prendas para meterlos a sus bracitos y piernas, las prendas deben entrar bien y sin apretar, de preferencia con abertura ancha para su cabeza, cuando es recién nacido lo mejor es evitar prendas con decoraciones (cintas, moños, perlas, estoperoles, etc.) que al estar recostado se le encajen, sean abultados y luego les incomoden, algunos bebés pueden sentirse ansiosos o intranquilos, por eso hablarles, cantarles y acariciarlos puede hacer que el cambio sea más agradable.

Deja una respuesta